Bitácora día 14

Pues no está siendo una bitácora al uso pero es que no he tenido tiempo de más. Llevamos aquí ya 14 días. El papeleo se ha complicado un poco por los festivos, como era de esperar, pero ya solo queda que nos envíen el famoso FRRO. Pero claro, como viene finde… hasta el lunes o martes, nada. Por cierto, he coincidido en la Embajada con un papi de Ibiza.

En resumen, los niños: son buenos niños, pero la comunicación es muy difícil. No nos entienden y no podemos explicarles nada; la presencia de los guías no es nada beneficiosa; ahora entiendo de verdad por qué nos dicen que no hagamos turismo. No es tanto por el hecho de movernos con ellos como por andar rodeados de gente que les pregunta de dónde son, o les regala cosas; es una muestra de generosidad, pero les confunde, sobre todo si estás intentando crear unas rutinas y esas acciones se las rompen o contradicen lo que tú estás intentando hacer entender a los niños. En nuestro caso, lo más difícil es que no dejan de competir por todo. Cada minuto del día. Sin descanso. Somos meras herramientas de competición y de pique entre ellos, pero ni siquiera por nuestra atención, es todo entre ellos. Es muy complicado romper esa dinámica y hacerlo con cariño porque no entienden las explicaciones que les damos, así que al final tiene que ser, como me dijo mi amigo Philip, padre de 3 acogidos permanentes, “porque lo digo yo”. Cuando nos entiendan tal vez podremos hacerles ver que no somos sargentos.

Y esta es la situación por ahora: nos vamos conociendo y van apareciendo comportamientos con los que lidiar y que nos ayudarán a fijar límites. No ha habido luna de miel, ni estos días están siendo un sueño; es muy difícil, y la barrera del idioma es más problemática de lo que esperábamos. Pero este es el proyecto de vida que teníamos, para el que tanto nos hemos preparado, y es maravilloso ver los avances, por minúsculos que sean, día a día, hacia esa idea de familia que buscamos, con amor verdadero y abrazos y besos de verdad, pese a las dificultades, tanto las que tiene un niño “con mochila” como las que tiene cualquier niño. Primero hay que curar heridas tan profundas que parece que ni están.

Un comentario sobre “Bitácora día 14

Agrega el tuyo

  1. Buenas noches desde España.Tieen que ser indescriptible todas las emociones que estéis viviendo ahora.
    Toda la situación agravada con la pandemia que hace que todo sea más raro puede que os ponga estos días más complicados..el cansancio,los nervios….Pero paciencia porque todo entrará en una normalidad y una rutina .
    Tomároslo con calma y no desesperéis con sus enfrentamientos.
    A veces un “que se solucionen entre ellos” y un “si no hay sangre que haya que ir al hospital no hay problema” ayuda en muchos momentos jaja.
    Mucha suerte estos días y a ver si del papeleo no se complica nada más ya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: